Recomendaciones para cuidar la piel de efectos adversos tratamientos contra cáncer

0
148

Santo Domingo. – La piel del paciente oncológico tiene unas necesidades especiales debido a su condición de barrera cutánea alterada a causa de las terapias antineoplásicas como son la radioterapia, la quimioterapia, las terapias dirigidas y la inmunoterapia.

Es por esto que es necesario prevenir y tratar los efectos adversos de la piel a los tratamientos oncológicos para mejor calidad de vida del paciente con cáncer. El abandono del tratamiento o la disminución de la dosis, puede ir en detrimento de la buena evolución de la enfermedad, por esta razón es importante la dermocosmética en el paciente oncológico.

Estas y otras recomendaciones fueron ofrecidas durante una charla a los pacientes del Instituto Nacional de Cancer Rosa Emilia Tavares (INCART), por la doctora Sheila Mota, Magister y Experta en calidad de vida y cuidados médico estético del paciente oncológico, Miembro fundador de GEMEON, Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica, quién visitó desde España.

La especialista también destacó que la higiene es necesaria para mantener un buen cuidado de la piel, sobre todo si la misma presenta grietas o fisuras, para evitar sobreinfecciones.

Otras recomendaciones

El jabones tipo detergentes sintéticos, utilizar una esponja muy suave y agua templada.

No se deben utilizar exfoliantes ni cremas depilatorias, ni maquinas depilatorias. Nunca frotarse la piel con esponjas duras.

Secar con suavidad la piel.

Hidratar es fundamental para evitar o retardar la aparición de Xerosis o extrema resequedad, fisura cutáneas o heridas, sensación de tirantez, prurito o picazón que pueden llegar a provocar un alto nivel de incomodidad para el paciente.

Las cremas hidratantes a utilizar deben ser ricas en activos vegetales con función emoliente y sin ingredientes irritantes.

Fotoprotección las terapias antineoplásicas son altamente fotosensibilizantes.

Disminuir esta fotosensibilización previne la aparición de hiperpigmentaciones, el cáncer de piel, fotoprotectores tópicos y orales que no contengan dentro de su composición disruptores endocrinos ni sustancias irritantes. Uso de gorros, sombreros, estar a la sombra, sombrillas, índice de fotoprotección más alto ( SPF50+) preferentemente de tipo físico evitando las formas NANO en piel alterada.

El cuidado del cuero cabelludo es muy importante, ya que es sensible a causa de las terapias antineoplásicas utilizar champú para cuero cabelludo sensible. Si se utilizarán las prótesis capilares es recomendable dejar varias horas al día el cuero cabelludo al aire.

No utilizar tintes permanentes y que contengan amoníaco.

Cuidarlas y mantener las uñas hidratadas a base de lacas de uñas especiales para este fin. No deberán ser utilizadas las lacas de uñas convencionales. No utilizas uñas postizas.

 El cuidado de la mucosa oral puede afectar todo el tracto gastrointestinal, provocando mucho disconfort a la hora de ingerir alimentos, pudiéndose esto traducir en una pérdida ponderal importante a causa de la escasa ingesta. Utilizar colutorios que contengan agentes calmantes e hidratantes, así como antisépticos para evitar infecciones.  Suplementos de zinc.

Las manos y pies sufrir alteraciones durante las terapias antineoplásicas, imposibilitando en muchas ocasiones el desarrollo de la vida cotidiana.

Se recomienda el uso de sustancias reparadoras y cremas hidratantes, guantes y calcetines de algodón, zapatos cómodos y que no produzcan roces o fricción.

Los cosméticos deben ser hipoalergénicos con formulaciones con un elevado porcentaje de ingredientes naturales de elevada pureza, sin sustancias irritantes, ni conservan, con un Ph > 5.5, los limpiadores deben ser sin alcohol, los emolientes deben ser sintéticos, con aceites vegetales, sin AHA’s (son los llamados alfahidroxiácidos, una familia que incluye ácido glicérico y el láctico), libre de parabenos y sin perfumes.

La alopecia y/o alteración como pérdida del cabello y del vello corporal, alteraciones de la calidad y cantidad del cabello, suelen ser transitoria. Comienza a las 2 -3 semanas del tratamiento, con una recuperación a partir de los 3-6 meses después del cese de las terapias. En el 50% de los casos el cabello puede adoptar un aspecto diferente, puede salir más rizado, más blanco, o más liso, más seco, más quebradizo. El crecimiento puede ser insuficiente o no se produce. La alopecia puede ser permanente.

Se recomienda cortarse el pelo para amortiguar la caída. Si usa prótesis capilar, dejar el cuero cabelludo libre al menos 6 – 8 horas libres al día. No utilizar tintes con amoníaco o PPD, solo tintes naturales no permanentes. Uso de lápices y sombras para la caída de cejas y pestañas, aptos para pacientes oncológicos. Champús para cuero cabelludo delicado. No utilizar pestañas postizas porque el pegamento puede ser muy irritante. Evitar la exposición al sol en las zonas tratadas. Según la gravedad se recomendarán tratamientos como corticoides, cremas regeneradoras, entre otros. Ropas de tejido naturales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí